6 beneficios de fluir

  -  Blog   -  6 beneficios de fluir

6 beneficios de fluir

Fluir es un sentimiento de disfrute intenso y sostenido durante el cual estamos tan concentrados en lo que estamos haciendo que perdemos la noción del tiempo. Las investigaciones de Mihaly Csikszentmihalyi han demostrado que tener este tipo de experiencias todos los días aumenta nuestro grado de satisfacción vital general.

Somos aproximadamente un 80% de agua… así que pienso que lo más coherente es pensar que hemos venido a fluir.  Ser como agua que corre… en nosotros mismos, en lo que hacemos, en el amor…

«El sabio busca no hacer, deja que las cosas sigan su curso».
– Carl Jung –

Dejar fluir es recibir con amor lo que la vida te trae. Es confianza.

Nadar en contra de la corriente conlleva el riesgo de ahogarnos si no estamos muy experimentados. Es como si nos quedáramos atrapados en una tormenta infinita. Por un lado, nos esforzamos demasiado, quedándonos sin energía y agotados y por otro, mantenemos la esperanza de que las circunstancias cambien y podamos conseguirlo. En cambio, si practicamos el arte de dejar fluir todo resultará más sencillo, más en sintonía con la naturaleza que somos.

Dejar fluir significa dejar que el carrete del hilo se vaya desatando. Es aceptar en lugar de luchar, aprovechar la corriente para dirigirnos hacia donde deseamos. Esto implica dejarnos sorprender por lo que pasa en cada momento, en lugar de planificar al máximo.

Ahora que nadie te escucha te invito a que te formules dos preguntas. Desde mi experiencia puedo contarte que cuanta más verdad te regales más podrás evolucionar en tu camino. Yo misma me he contado mentiras durante años y después me sorprendía de no obtener cambios. No entendía que como bien dijo Einstein “Ningún problema se puede resolver desde el mismo nivel de conciencia en el que se creó”.  Ahora me río mucho recordándolo y suelo entrenarlo casi a diario pues soy muy audaz y si me despisto me encuentro liándomela de nuevo a mí misma… quizás a ti te haya ocurrido alguna vez.

Ya sabes que soy una gran defensora de las preguntas, creo que son el puente desde donde estamos hasta donde queremos estar y nos dan una buena toma de tierra. ¿Estás listo? Aquí van…

¿Estás dejando que la vida te sorprenda o sientes la necesidad imperiosa de querer controlar y planificar todo?
¿Estás dejando espacio para que la magia irrumpa en tu vida?

6 Beneficios de dejar fluir

  1. Armonía. Dejar fluir nos abre la puerta a la tranquilidad y la calma, nos permite aceptar que no todo depende de nosotros.
  2. Creatividad. Cuando no nadamos contra la corriente vivimos de manera más auténtica. De esta forma, podemos tener más libertad a la hora de generar nuevas ideas y podemos optar por nuevos caminos.
  3. Relajación. Dejarnos sorprender por lo que acontezca nos ayuda a liberarnos de la culpa y las expectativas, es decir, de esas tensiones que nos obligan a permanecer en un estado de alarma continuo. Entramos en estado de confianza.
  4. Desapego. Cuando dejamos fluir, nos desapegamos de las personas, situaciones o cosas. Dejamos a un lado esa costumbre de aferrarnos para ser felices, soltamos lo que nos hace daño y comenzamos a apreciar el verdadero valor de lo que nos rodea.
  5. Felicidad. Dejar fluir de algún modo nos acerca a ese sentimiento que tanto ansiamos y que se encuentra en nuestro interior: la felicidad. Al estar en calma, sin apegos y conectados con el presente nos es más fácil encontrarnos con Felicidad.
  6. Dejar fluir es soltar, es permitir que sucedan las cosas, aprendiendo de ellas tal y como son, apreciando cada experiencia, cada instante. Todo tiene su momento en nuestras vidas.

Dejar fluir es todo un arte y tú eres el pintor en esta gran obra que es la vida. Tú decides cómo quieres llevarla. Aprende a recibir cada momento con los brazos abiertos y serás capaz de lograrlo.

Aviso a navegantes…Cuidado con dejar fluir porque engancha! Cuando hayas comenzado a dejar fluir, cada vez te será más fácil no ir en contra de la corriente.